¿Y SI TOCARSE NO FUERA PECADO?

 

¿Quién decide si lo que hacemos es moral o inmoral? El derecho a disponer de nuestro cuerpo es lo último que nos pueden robar, pero lo harán. De hecho lo vienen haciendo desde hace siglos, de una manera muy sutil y retorcida.

¿Crees de verdad que compartir intimidad, caricias, abrazos, miradas, fuera del contexto de pareja tradicional, es objetivamente “malo”? ¿De verdad piensas que mezclar tu piel desnuda con otras pieles es perverso, dañino o inmoral?

Si la rebeldía es pecado, entonces hemos pecado y seguiremos pecando.