El Laboratorio Experimental de Erotismo es un proyecto  para la experimentación del erotismo en todas sus facetas, y de una manera consciente.

Valoramos la importancia de todas las partes del cuerpo a la hora de transmitir y recibir placer. No nos centramos en la genitalidad.

Nuestras actividades se desarrollan en grupo y tienen como objetivo explorar todas las posibilidades  de nuestros sentidos en relación con las experiencias eróticas.Para ello nos servimos de juegos eróticos,ejercicios y técnicas de masaje sensual.El espacio con el que contamos limita el número de particiapantes a un número de 12 personas por sesión.

 No es objetivo prioritario  de este proyecto la satisfacción del placer sexual inmediato. No organizamos orgías sexuales, no somos un club de intercambio de parejas, ni una web de contactos.

 

 Buscamos una relación basada en la amistad, no  en  los atributos sexuales.No nos importa la edad y condición de las personas que participan en las actividades, mientras tengan una actitud sana  y  un deseo de descubrir y ampliar  límites.

 

 

          Un saludo

                                      Eduardo Martínez y Mª Jesús Fernández

 

La vida erótica de las personas está llena de clichés, celos, miedos, bloqueos y tensiones. Nos atrevemos a decir, por la experiencia adquirida durante el tiempo de funcionamiento de este proyecto, que la tendencia general es la de moverse por impulsos mecánicos en los que lo sensual no existe, pues lo más habitual es “ir al grano”. Esa actitud nos mantiene siempre en la pobreza: falta de recursos, falta de imaginación, rutina y monotonía.

 

Sin sensualidad la sexualidad es un puro ejercicio atlético que se termina con el orgasmo.

 

Me gano la vida como profesor y músico de jazz, una disciplina que invita a la creatividad. Mi compañera se interesa desde hace años por técnicas de crecimiento personal, relajación, yoga, meditación. Hemos tenido que enfrentarnos a nuestro problema de apatía erótica y lo hemos hecho de una forma poco común: creando todo un proyecto que pueda servir a otras personas.

 

Nos hemos tomado el trabajo de diseñar unas actividades (juegos y ejercicios) que estimulan la creatividad erótica, la imaginación y la capacidad de gozar plenamente del placer erótico. Muchas de esas actividades ya han sido experimentadas y son habituales en nuestros encuentros. Otras esperan su momento. Están clasificadas en varios niveles, considerando la familiaridad de los participantes con la desnudez y con el hecho de relacionarse mediante caricias, el lenguaje del tacto y la proximidad corporal en general.

 

Por los resultados obtenidos y la experiencia desarrollada hasta ahora con los grupos de personas que han pasado por el Laboratorio Experimental de Erotismo, creemos que este proyecto puede servir para crear una Escuela de Sensualidad que sirva para el descubrimiento de nuestras capacidades y para reivindicar el derecho al placer sensual y erótico de una manera consciente.

 

Es ilusionante comprobar cómo las personas podemos llegar a cambiar nuestra actitud con respecto a nuestra sexualidad, cómo podemos volvernos más tolerantes con nuestras parejas, analizar el por qué de los celos y reavivar la vida sexual en pareja, después de unas sesiones de “erotismo compartido”, en las que dejamos de ser “el marido de“ o “la mujer de”, para convertirnos en miembros de un experimento grupal que puede trocar los celos en generosidad, la rigidez en relajación, la timidez en seguridad.

 

Este proyecto está abierto a todas aquellas personas, parejas o no, que quieran experimentar con sus capacidades eróticas, ampliar su repertorio de recursos, vencer timideces, descubrir sus potenciales ocultos, mejorar su autoestima, recuperar su derecho al placer, enfrentarse a miedos y fantasmas (celos, fobias, inseguridad), relacionarse de otra manera, recuperar la ilusión de pareja. Nuestra propia experiencia de pareja nos dice que vamos por el buen camino.